Fernando VII y su tiempo

(Entrevista publicada en el diario La Mañana, Lleida, 2/8/2008, en ocasión del ciclo de conferencias sobre la Guerra de la Independencia en el Centro Cultural de La Caixa. Entrevistador: Diego Aránega)

Fernando VII de Borbón (1784-1833) fue el Rey Deseado, pero acabó siendo el Rey Felón. Hijo y sucesor de Carlos IV, pocos monarcas disfrutaron de tanta confianza y popularidad iniciales por parte del pueblo español. Sin embargo, pronto se reveló como un soberano absolutista, y uno de los que menos satisfizo los deseos de sus súbditos, que lo consideraron vengativo y traicionero. Rodeado de una camarilla de aduladores, su política se orientó en buena medida a su propia supervivencia. Paradójicamente, abrió la puerta al sistema constitucional. Sus partidarios le gritaban: “!Vivan las cadenas”!.

– D.A.:¿Vivan las cadenas?

– G.B.: La frase es de 1814, cuando se acabó la Guerra del Francés. De regreso a España, Fernando VII fue recibido por los partidarios del absolutismo que gritaban “!Vivan las cadenas!” como expresión de apoyo al rey absoluto.

– El Rey Felón.

– Fernando VII tiene dos imágenes opuestas: por un lado, se le llamó el Deseado porque se tenía la esperanza de que fuera mejor que su padre, Carlos IV. Pero una vez que gobernó y repartió bofetadas a troche y moche, su reinado fue considerado muy negativamente.

– Fue un desastre.

– Casi todo el mundo coincide en que fue mal rey, mal hijo, mal padre, traidor, hipócrita, adulador…

– ¿Nada positivo?

– Fue una persona con una gran voluntad de poder: todos sus actos perseguían mantener su poder absoluto. Y para ello no dudó en traicionar a su padre o en adular a Napoleón. También ordenó fusilar a sus enemigos y, además, cerró universidades, no ayudó a las industrias y perdió el imperio de ultramar. Cuesta encontrar algo positivo en su reinado.

– ¿Nada de nada?

– [Se ríe] Hay una paradoja que es interesante en este rey. Su afán de mantener su dinastía fue tal que cambió la ley para que acabara gobernando su hija, Isabel II, en detrimento de su hermano. Sin querer, Fernando VII fue uno de los primeros impulsores de la equidad de género. Además, su hija contó con el apoyo de grupos antiabsolutistas, de manera que al gobernar se produjo una apertura constitucionalista. Fue, de hecho, un primer paso para acabar con el absolutismo.

– ¿Fernando VII dejó España hecha unos zorros?

– Fernando VII fue el último exponente de un proceso de decadencia en España. Hay que decir , sin embargo, que no todo fue negativo en este periodo. Por ejemplo, en Catalunya hubo un cierto crecimiento económico en el siglo XVIII, pero debido a la población, que era emprendedora. Las universidades, en general, eran desastrosas, pero en Barcelona había algunos centros de estudios importantes, aunque también es un logro de los catalanes. En definitiva, en el siglo XVIII, la monarquía hizo poco o muy poco por el bien de España.

– Pero siguen…

– Sí, pero ahora hay una diferencia muy importante. Antes, los monarcas reinaban y gobernaban, pero ahora reinan y no gobiernan.

– ¿Fernando VII y Napoleón siempre se estuvieron engañando?

– Durante el siglo XVIII, España y Francia eran aliados, pero después de la Revolución Francesa las cosas cambiaron. Pese a todo, tanto Carlos IV como Fernando VII se fiaron de Napoleón para que les ayudara a reinar. Pero Napoleón, que creía en la decadencia tremenda de España, decidió prescindir de ambos y de ahí la invasión. La entrada de tropas francesas en España respondía a una plan para el reparto de Portugal.

– !Vaya tiempos!

– Realmente no eran buenos tiempos para la gente. Si el rey declaraba la guerra, reclutaba a la población para que luchara. Y si necesitaba dinero, exprimía a los más pobres.

– Pese a ser absolutista, delegó el gobierno en validos.

– Esa es una característica de todos los reyes absolutistas, que delegan el gobierno en personas de confianza y en su camarilla. Después los hay más o menos personalistas.

– ¿Qué repercusión tuvo la pérdida de las Américas?

– Fue muy importante. Por ejemplo, para Catalunya, que tenía importantes relaciones comerciales con las colonias. Además, la monarquía española se negó a reconocer a las nuevas repúblicas americanas de manera que se bloqueó todo el tráfico legal de productos.

– ¿Cómo estaba Catalunya por aquel entonces?

– En 1714, Felipe V desmontó todas las formas de gobierno catalanas derivadas de la Edad Media. De tener un estado propio, aunque bajo el mismo reinado, se acabó por liquidar las instituciones catalanas. Por eso, durante el reinado de Fernando VII ya no existía ninguna forma de autogobierno.

– Dicen que sufría una malformación…

– Se han analizado sus ilustraciones y se puede apreciar que sufría una malformación del cráneo, que seguramente le afectaba al oído, al olfato y al intelecto. Hay una anécdota al respecto: Se casó por primera vez con una napolitana y el médico de la princesa pensó que no podrían tener hijos porque él era muy obeso y tenía una voz amanerada que le hizo pensar que no tenía la suficiente virilidad. Y la verdad es que se casó cuatro veces y de estos matrimonios sólo surgió una hija y algunos abortos.

– Me refería a que sufría una hipertrofia genital.

– Con este tipo de personajes a veces nacen leyendas negras que no puedes saber si son ciertas. Hay muchas contradicciones. Por ejemplo, se dice que tardó un año en mantener relaciones sexuales con su primera esposa y que al final le presionaron para que tuviera descendencia. Sin embargo, también se ha dicho que su tercera mujer fue muy religiosa y que él recurría a muchas amantes.

– Crónica rosa.

– Sí, aunque lo que está claro es que hacia 1820 una de sus obsesiones era tener descendencia porque quería, a toda costa, que su dinastía mantuviera el poder.

(La transcripción incluye algunos matices al texto publicado).

Anuncis

Quant a gbarnosell

Historiador; professor d'institut, col·laborador de l'Institut de Recerca Històrica de la Universitat de Girona i de L'Avenç
Aquesta entrada s'ha publicat en Entrevistes i col·laboracions i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

2 respostes a Fernando VII y su tiempo

  1. Retroenllaç: Bertrand Russell y su conjunto tropical » El Mito de Balder

  2. Retroenllaç: El Mito de Balder | Baal al Amanecer

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s