El franquisme i el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia

La Real Academia de la Historia, coneguda del públic en general per la polèmica del seu informe sobre les Humanitats de fa uns anys, torna a estar a l’ull de l’huracà. La raó? El monumental Diccionario Biográfico Español que va presentar dijous passat -unprojecte en el que es treballa des de 1990 i que compta amb el finançament del govern espanyol (vora6 milions d’euros, segons ha trascendit). El projecte l’explica així la mateix RAH a la seva web:

La vieja aspiración de la Academia en lo correspondiente a los que en el siglo XVIII llamaban “varones ilustres”, se concreta ahora en el Diccionario biográfico hispano. El 21 de julio de 1999 la Real Academia de la Historia firmó un convenio con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con objeto de formar el Diccionario, en un plazo de ocho años. El proyecto está patrocinado por S. M. el Rey don Juan Carlos I. Para fijar los criterios de colaboración de las academias iberoamericanas de la Historia, en los días 8 y 9 de junio del año 2000 se celebraron en Madrid las Jornadas del Diccionario biográfico. Participaron los presidentes y directores de las distintas academias, españolas e iberoamericanas, y todos los colaboradores académicos, numerarios y correspondientes.

El Diccionario incluirá unas cuarenta mil biografías de personajes destacados en en todos los ámbitos del desarrollo humano y en todas las épocas de la historia hispana, desde la antigüedad más remota en que se tiene constancia de personajes hasta la actualidad, comprendiendo los territorios de ultramar y los transpirenaicos que formaron lo que suele denominarse “Monarquía Hispánica”.

Se cuenta con una base de datos electrónica capaz de almacenar y editar toda la información que reúne el equipo de documentalistas que integran el Centro de Estudios Biográficos de la Real Academia de la Historia, y que se va sistematizando de acuerdo con la Planta del Diccionario Biográfico Español, en la que se fijan las normas que permiten organizar, disponer y presentar los materiales.

Bajo la supervisión de las comisiones de académicos  -coordinadas por el académico Quintín Aldea-, se seleccionan los personajes, se clasifican, se decide el autor más calificado, se asesora bibliográficamente al equipo de trabajo y se revisan los trabajos finales. La informatización del proyecto permite codificar en soporte electrónico todos los materiales. Para el correo y la conexión a internet se utiliza un sistema de ondas hertzianas, con capacidad doble de las mayores existentes. La Real Academia de la Historia dispone, pues, de colaboradores calificados, de los medios materiales necesarios y de la técnica adecuada para el éxito de un proyecto que significará un notabilísimo avance para la “sociedad del conocimiento”.

La polèmica ha esclatat en detectar el diario Público un biaix molt conservador en algunes biografies, que arriben a l’elogi en casos com la biografia de Franco. D’Escribá de Balaguer s’escriu que “El 14 de febrero de 1943, mientras celebraba la santa misa, el Señor le hizo ver al padre Escrivá la solución jurídica que iba a permitir la ordenación de sacerdotes a título del Opus Dei: la sociedad sacerdotal de la Santa Cruz”. D’Alfonso Armada que participà en “los sucesos del 23 de febrero de ese año” (per referir-se al cop d’estat del 23F). D’Arzalluz, en canvi, se’n dóna una visió totalment negativa:”Influenciado por las doctrinas separatistas y etnicistas de Sabino Arana […] Sus relaciones con la banda terrorista ETA, con la que en cierto modo comparte objetivos, han sido muy ambiguas y del más frío oportunismo”. De Franco, en fi, se’n lloa el valor i es diu que la Ley de Principios del Movimiento dibujó “el nuevo orden constitucional: 12 axiomas entre los que figuraban la confesionalidad católica y la unidad indisoluble de España, que serían base inalterable para la nueva Constitución” (Una constitució sota el franquisme?!). Com ha escrit Àngel Viñas a Público,

En los diccionarios biográficos occidentales las entradas sobre personajes controvertidos suelen reflejar el “estado de la cuestión”. Es decir, son lo más imparciales posible o, por lo menos, reflejan las distintas posturas existentes en la historiografía. No es fácil lograr el equilibrio en casos como Hitler, Mussolini, Stalin, Roosevelt, Chamberlain, Pétain o Mao. Ahora bien, Spain is different! Este viejo y desacreditado eslogan de tiempos oscuros encuentra desgraciada confirmación en varias de las entradas de la reciente publicación, que este periódico ha dado a conocer, y que han provocado reacciones muy negativas entre los historiadores y el público interesado por nuestro pasado. No es de extrañar. Al socaire de cortas biografías el tan esperado Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia presenta una interpretación extremadamente sesgada de una parte significativa del siglo XX español.

I, certament, les cites indicades no sembla que es corresponguin a un estat de la qüestió. El Govern espanyol ja ha demanat que es facin canvis al Diccionario, si bé el director de la RAH, el conegut historiador Gonzalo Anes, ja ha dit que”en esta institución no estamos para censurar a nadie” i que els textos no es canviaran.

De fet, una polèmica com aquesta incideix clarament en una qüestió molt debatuda en historiografia: el tema de l’objectivitat en història i de les relacions entre la historiografia i les autoritats.

El ministre d’educació, Gabilondo, té més raó de la que sembla quan diu, a preguntes d’un periodista:

Pero alguien tendrá que supervisarlo, ¿no?

Los fondos públicos no se dan a condición de que lo que se diga allí satisfaga más o menos la opinión del ministro. Es la sociedad y la comunidad científica la que valorará el alcance de ese trabajo.

¿Y qué mecanismo se puede utilizar para…?

¿Para que la gente piense lo mismo que yo? ¿O que usted?

No, para que el diccionario sea verdadero y objetivo.

El debate sobre la objetividad en la Historia se hace en el seno de la comunidad científica y en la sociedad. Es un asunto grave, pero no lo vamos a dirimir entre usted y yo.

No és fàcil de garantir tot això. En tot cas, caldrà veure el conjunt de l’obra. Quantes entrades responen, en una obra en la qual es diu que han col·laborat 5.000 persones, a un “estat de la qüestió” i quantes tenen un biaix que fan que quedin fora dels límits del que és la discussió científica.

Sobre la polèmica: Julián Casanova, “¿Quién escribe la historia?“; Ángel Viñas, “Vuelve la seudohistoria“; Gonzalo Anes (entrevista a)

Anuncis

Quant a gbarnosell

Historiador; professor d'institut, col·laborador de l'Institut de Recerca Històrica de la Universitat de Girona i de L'Avenç
Aquesta entrada s'ha publicat en Bloc i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

2 respostes a El franquisme i el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia

  1. Ferran Vital ha dit:

    Molt revelador aquest article! I molt indignat amb l’ús que fa la RAH dels diners públics (que altrament, tant de bé farien a escoles i instituts). Si el mestre EH Carr “levantase la cabeza”!

  2. Salomó ha dit:

    Genial, Genís. Un article molt aclaridor.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s