L’abdicació de Juan Carlos I i els historiadors

El dia 2 escrivia que pocs historiadors (o experts de professions afins) havien sortit a analitzar l’abdicació a la premsa, o que la premsa no els havia cridat -senyal, deia, que potser indicava la poca influència de la professió. Al final, però, han aparegut prou contribucions. He trobat aquestes.

A El Punt Avui (5/6) Antoni Segura parla del consens monàrquic entre PP i PSOE concloent que

en definitiva, estem on sempre quan es planteja una reivindicació que afecta l’estructura de l’Estat espanyol i l’entramat d’interessos i de relacions entre poder econòmic i poder polític en què el pas del temps ha convertit aquell consens constitucional

i que el futur ha d’estar basat en

en les profundes conviccions republicanes de les llibertats, la democràcia i el dret inalienable dels pobles a decidir el seu futur. I, certament, en aquest escenari la monarquia no encaixa

A l’Ara (3/6) Josep Fontana (U. Pompeu Fabra) és entrevistat (per a usuaris registrats) sobre el paper de la monarquia en la democràcia i sobre el futur, mostrant-se escèptic sobre les possibilitats de Felip VI d’introduir canvis en la política espanyola.

No es pot negar que [Juan Carlos I] va fer una funció útil en el moment que va recollir l’herència de Franco. Si aquesta herència hagués anat a mans d’algun altre militar podia haver continuat un règim similar al franquisme. També és positiu l’intent que va fer amb Adolfo Suárez d’introduir una sèrie de reformes. Però quan van voler anar més enllà, els militars van aturar-ho tot i les reformes es van acabar. L’exemple més clar és que els militars estaven indignats amb l’Estatut d’Autonomia, i la Loapa [la llei orgànica d’harmonització del procés autonòmic, aprovada per les Corts espanyoles el 30 de juny del 1982, i sorgida després del cop d’estat del 23 de febrer] va servir per posar-hi fre. Quan els militars després del 23-F es van tranquil·litzar i van tornar als quarters, i la vida política va seguir amb normalitat sota el marc de la Constitució, el rei va deixar de tenir cap mena d’importància política. Es va convertir en un símbol. La seva història política dura poc: comença el 1975, en el moment que és coronat, i acaba el 23-F. A partir del 1981 és una figura decorativa.

Un contingut semblant expressa Fontana a El Periódico (3/6), insistint, per una banda,  en la incertesa dels primers temps, la manca de recolzaments que el rei tenia aleshores i en el seu posicionament conservador. Per l’altra, Fontana parla del paper del rei el 23-F.

Des de finals d’octubre de 1980 corrien tota mena de rumors sobre projectes de cop, incloent-hi la solució Armada. Assetjat pels militars i sense el suport del Rei, Suárez va dimitir mentre es posava en marxa el cop del 23-F, en el qual estava convençut que Joan Carlesestava implicat (Manuel Vázquez Montalbán em va explicar queSuárez l’hi va dir off the record en el transcurs d’una entrevista, però que li va prohibir publicar-ho). Una vegada controlat el tema autonòmic amb la LOAPA, i amb la Constitució en ple vigor, el paper de Joan Carles quedava reduït al de les poques funcions que li atorgava el text constitucional (en castellano).

A l’Ara (3/6), Àngel Duarte (U. de Girona) parla sobre la república (usuaris registrats)

A Catalunya i a Espanya l’horitzó republicà no és cosa d’ara. Ve de lluny. I això encara que ens cenyim al sentit contemporani del terme, perquè hi ha arrels republicanes que encara ens farien anar més enrere, fins a l’antiguitat clàssica. El republicanisme de què parlem arrenca els anys de la revolució liberal i surt com a resposta a les limitacions que a Catalunya i a Espanya va presentar la liquidació de l’Antic Règim.

I també a l’Ara (3/6, usuaris registrats) Joan B. Culla (U. Autònoma de Barcelona) repassa el regnat de Joan Carles I, posant èmfasi en la seva durada (38 anys) malgrat algunes previsions que durés molt poc (la premsa d’esquerres, en deia Juan Carlos el Breve). En aquesta longevitat hi ha tingut molt a veure el 23-F

Les claus d’aquest èxit contra pronòstic són diverses, i inclouen el record dissuasori de la Guerra Civil, l’existència d’una àmplia classe mitjana desitjosa de llibertat però també d’estabilitat, el suport dels grans poders econòmics, etcètera. Amb tot, el monarca hi ha tingut la seva part de mèrit: l’encert de deixar-se aconsellar per Torcuato Fernández-Miranda, el de saber-se servir d’Adolfo Suárez… i molt principalment el 23-F. Fos quin fos el seu paper real, el que compta és que Joan Carles va aparèixer davant una immensa majoria de l’opinió pública com qui havia parat el cop militar, havia desautoritzat Armada, havia disciplinat els generals sediciosos i havia salvat la fràgil democràcia.

Després, diu Culla, ha vingut descrèdit i ara queda obert “el títol, el rol i l’estatus del fins ara monarca i de la seva esposa”.

A El País (2/6) Santos Juliá (UNED) destaca les diferències del regnat de Juan Carlos I amb els seus predecessors, però fa més una prospectiva política que una anàlisi històrica:

Lo que sufrimos en España no es, como tanto se repite, el agotamiento de un supuesto “régimen” inventado en 1978. Lo que realmente sufrimos al menos desde hace una década, cuando se hizo evidente la necesidad de reformar la Constitución y las leyes que han dado origen al sistema de partidos, es la parálisis de los partidos políticos para abordar esa reforma. Pues si, en efecto, la democracia es el único sistema de poder que sufre crisis en la misma medida en que es capaz de superarlas, también es cierto que por su propia naturaleza toda democracia exige reformar y renovar sus cimientos y sus prácticas si quiere enfrentar los nuevos retos que plantea el paso del tiempo y la aparición de nuevos problemas y nuevas generaciones.

Santos Juliá ja havia suggerit fa uns mesos que, davant la crisi de la monarquia, el rei faria bé d’abdicar (El País, 2/2/2014).

Eso es precisamente lo que venimos presenciando de 2008 a esta parte en un proceso inversamente paralelo al ocurrido en los años setenta: si entonces las decisiones del Rey dotaron de legitimidad a la Monarquía, ahora ha sido la conducta de las personas, no solo del Rey, también de su hija y de su yerno, las que han restado hasta límites que pueden llegar a ser insoportables la confianza en la institución (…) Pero a poco que mire más allá, comprenderá el Rey los beneficios que para la institución, y de rechazo para la democracia, se derivarían de la transmisión en vida de la Corona.

També a El País (3/6) Paul Preston (LSE) ressenya l’experiència monàrquica espanyola dels darrers anys

La decisión de abdicar señala, como hizo su complejo papel en la Transición, a un hombre inteligente, decidido y de un profundo patriotismo. Tal vez convencido de que no va a recobrar la popularidad en la que se basa la supervivencia de la Monarquía, o quizá demasiado cansado para intentarlo, el Rey ha decidido cortar por lo sano para que su hijo tenga la mejor oportunidad posible de conservar el trono. Que lo logre o no dependerá del nuevo Rey, de que sea capaz de distanciarse del aura negativa que ha rodeado al trono en tiempos recientes, de cómo se comporte en relación con la crisis catalana y de la posibilidad de una recuperación económica que disipe los temores a un renacimiento republicano.

A El Tiempo de Colombia, també Paul Preston (7/6) resumeix el regnat de Joan Carlos I amb prou optimisme:

La base de su reputación es haber sido el hombre que con gran coraje facilitó –no impulsó– la transición a la democracia. Pero como ahora en España hay insatisfacción y existe un desencanto total frente a la clase política, porque la mayoría de la gente piensa que es inepta y corrupta, eso ha manchado su legado. Pero el juicio de la historia será muy positivo

Sobre els reptes de Felipe VI assenyala:

El gran problema es el independentismo catalán. En su primer discurso habló de unidad, y está bien, pero eso de entrada lo pone en oposición con la mayoría del pueblo catalán. ¿Qué va a hacer por la unidad? ¿Poner una cara muy amable en sus apariciones? Siempre ha habido un nacionalismo catalán, pero lo que ha provocado la situación actual ha sido la actitud de los gobiernos del Partido Popular. La base del independentismo catalán es que la gente está harta de la actitud de Madrid. Hay un anticatalanismo que es racismo puro. Ante eso, Felipe solo puede intentar llamar a la razón a los del Partido Popular.

Altre cop a El País, Javier Moreno Luzón (U. Complutense de Madrid), afirma que Juan Carlos I és el primer monarca espanyol de l’època contemporània que ha pogut compatibilitzar monarquia i democràcia. No s’oblida, però, d’assenyalar que la imatge de la monarquia s’ha construït “con la ayuda de los medios” i que

el siglo XXI ha traído malas noticias para la Corona. En un sistema democrático como éste, la ciudadanía manda y nada debe darse por supuesto, más aún en una coyuntura crítica como la actual. La familia real ha cometido muchos errores, se ve implicada en gravísimos casos de corrupción y será difícil que recupere la confianza perdida. La abdicación es sin duda un paso necesario, pero el futuro de la Monarquía depende de su respeto a las reglas y valores de la democracia, que le exigen rendir cuentas, responder a las expectativas nacionales y apartarse por completo de los conflictos partidistas. Una democracia que este Rey que ahora se va, rompiendo una tradición dinástica de casi dos siglos, aceptó en buena hora.

A Público (2/6), José Luis Ledesma (U. de Zaragoza) tem que sigui un canvi decoratiu i posa èmfasi en la pèrdua de popularitat del monarca.

A principios del siglo XXI, más que la sumisión o temor de otrora, los monarcas inspiran un difuso respeto e indiferencia, y aparecen más en la prensa del corazón que en la política. Pero eso ha cambiado aquí. Los réditos del aún confuso 23-F de 1981 no podían ser eternos. El cuestionamiento del relato heroico sobre la Transición y la radical crisis que afecta a las instituciones no podía hacer un meandro alrededor de la Zarzuela. Y la crisis y penurias económicas rebajan las aguantaderas de la gente. Quizá podía obviarse antes que la más alta magistratura del Estado quedara al margen de principios democráticos básicos como la responsabilidad jurídica y el carácter electivo. Pero en tiempos de ajustes draconianos, cada vez más gente se pregunta por el sentido de una poco barata institución con tantos privilegios y frunce el ceño si una infanta y un yerno ducal pueden haber tenido turbios manejos con don Dinero. Después de uno de sus pasos por quirófano, Juan Carlos lucía gafas de sol. Quizá no era mala idea, y sí una buena metáfora. Llevar unas gruesas gafas con las que no viera ni fuera visto, a ver si así no les salpicaba a él y los suyos la que está cayendo fuera de los muros de palacio.

Agustí Colomines analitza (6/6) a economiadigital.es l’experiència històrica de la monarquia, la seva situació actual i com CiU s’allunya de la coronació del nou rei

Muchos ya lo sospechamos cuando, en 2001, leímos el libro Un rey golpe a golpe, la primera biografía no autorizada del monarca publicada bajo el pseudónimo Patricia Sverlo, y cuando ocho años después, en 2009, el senador del PNV, Iñaki Anasagasti, redondeó la cuestión con otro libro polémico, Una monarquía protegida por la censura, en que se destacaba que su vida privada no era nada ejemplar y que sus gastos y sus relaciones con amigos comisionistas era impropios. Sus constantes viajes para “saludar” a los primos del Golfo Pérsico y acompañar a los hombres de negocios españoles, también tuvieron su compensación personal. Y todo ello realizado en silencio, lejos de las cámaras de televisión y del control parlamentario.

Seamos claros, el rey no ha actuado siempre y en todo momento de esa manera idílica que explican los relamidos voceros de la Corte. Especialmente, en los últimos años de reformulación del Estado de las Autonomías en un sentido decididamente centralizador. Al rey no le gustaba Aznar pero no le puso freno. Pues bien, ahora, llegado el momento de la abdicación y el relevo, su hijo Felipe VI empezará su mandato con menos soportes de los que Juan Carlos obtuvo en 1977. Puede que el número de diputados que votarán a favor del proyecto de ley orgánica sea suficiente, 303 diputados, pero los grupos que van a votar a favor quedarán reducidos a cinco: PP, PSOE, UPyD, CC y Fórum Asturias (…)

El catalanismo político pactista y autonomista se esfumó porque la crisis económica y el rampante nacionalismo español agotaron el crédito de más de cien años. La autonomía sin soberanía no sirve para preservar un nación como la catalana en un contexto global como el que rige actualmente la política mundial. El MHP Artur Mas sólo ha derribado el decorado que impedía ver la cruda realidad. La excusa de la amenaza militar y la involución ya no sirve para doblegar voluntades. El establishment, que en muchos aspectos es peor que los militares, lo sabe y por eso sus movimientos son cada vez más estratégicos (y substituir un rey por otro lo es), del mismo modo que sus amenazas contra los que se resisten a sus designios suben de tono.

Xavier Domènech (U.Autònoma de Barcelona) compara a eldiario.es (3/6) la crisi de la monarquia de 1931 amb el descrèdit actual, i augura el creixement d’un moviment republicà.

Es esta potencia la que probablemente veremos también puesta en juego en las elecciones municipales de 2015. Todo parece girar hacia ello. Lo hará así sin duda en Catalunya, donde una tradición ya larga de municipalismo alternativo se puede recombinar con nuevas fuerzas emergentes que nos pueden llegar a sorprender a todos. La hará también más que probablemente en otras parte del Estado, donde la emergencia de Podemos, tercera fuerza electoral en las elecciones recientes en Madrid, Aragón, las Islas Baleares o Asturias, no se agotará sólo en las europeas y puede converger con otras nuevas y viejas fuerzas políticas. Mientras en otras espacios, como Valencia, Galicia o Andalucía, pueden surgir intentos en el mismo sentido. Esta posibilidad será fuerte o débil, eso no lo sabemos, pero es una posibilidad que permite una iniciativa ofensiva y a la vez defensiva. Ofensiva en el sentido que en un marco de procesos agregados puede tomar un significado político que va más allá de la realidad local, como así fue en aquel abril de 1931. Defensiva en el sentido que es precisamente en ese espacio donde ahora hay más posibilidades para construir un espacio de preservación y transformación de la vida de la ciudadanía y de conexión con todos esos nuevos principios que los movimientos de resistencia a esta crisis han empezado a tejer.

El confidencial (2/6) ha recollit les opinions d’Enrique Moradiellos (U. de Extremadura), Ángel Viñas (U.Complutense) i Julián Casanova (U. de Zaragoza). Moradiellos diu que “Tenemos problemas pendientes de solucionar y el principal es la vertebración territorial”. Viñas diu  que “Juan Carlos I ha acumulado títulos de legitimidad suficientes como para determinar que no es una continuación de Franco. “El Rey tenía, formalmente, pocos poderes, pero en la práctica ha tenido muchos más de los que le confiere la Constitución, fundamentalmente por haber facilitado la transición democrática””. Casanova, finalment, diu que que “no es una abdicación natural, sino el resultado “del descrédito de la monarquía”. En opinión del historiador, la calle va a presionar mucho exigiendo un referéndum sobre la continuidad”. Aquest darrer historiador ha publicat un text al seu blog on destaca la procedència franquista de la monarquia i que el

proceso de transición a la democracia forma parte ya de nuestra historia. Tema de estudio y debate, pero Juan Carlos, la Monarquía y la Corona quedaron fuera. Hubo una construcción positiva en torno a él, estimulada por políticos, intelectuales y medios de comunicación, que le dejó fuera de las zonas oscuras, errores o deficiencias de la democracia. El éxito de la transición gracias al Rey fue confrontado con el fracaso y mala reputación de la República, la causa de todos los conflictos y luchas que habían llevado a la guerra civil. Una operación de propaganda que ha sido capaz de sobrevivir sin mayores cambios durante treinta años, en los medios de comunicación y en los libros de texto de escuelas y centros de enseñanzas medias.

L’abdicació

ha servido para inundar a la opinión pública de una narración rosa sobre los grandes servicios prestados a la Patria y alabanzas hacia esa sabia decisión de saber dejar el trono a tiempo y dejar paso a su hijo

En canvi, diu

Y lo ocurrido a partir de entonces [de la mort de Franco] no fue el resultado de un plan preconcebido desde arriba de manera autónoma y dirigido con energía gracias a la figura de Juan Carlos I.

Més optimista sobre el rei és Ian Gibson a El Periódico. Diu que somnia en una República Federal Ibèrica que inclogui Portugal, però

Dit això, crec que Joan Carles ha fet una feina plausible, malgrat algunes ensopegades de gravetat; que estem molt en deute amb ell (i amb la Reina); i que abdicar en aquest moment és una decisió valenta, intel·ligent i oportuna. Impossible no comparar-la, de fet, amb l’escenari imperant a la Gran Bretanya, on el pobre Carles fa dècades que espera entre bastidors el seu torn (repetint-se el tracte dispensat per la longeva reina Victòria al seu dolgut fill). Ja que se seguirà amb la Monarquia, entenc que és una gran sort tenir un successor com Felip de Borbó, encara jove, preparadíssim per assumir el relleu i home (em consta) que sap escoltar. Donem-li l’oportunitat d’exercir les seves qualitats. La Tercera República pot esperar una mica. Mentrestant, cal posar la casa comuna en ordre -espero que segueixi sent comuna- i aconseguir la derrota contundent, d’aquí un parell d’anys, dels que actualment ens estan governant tan malament amb tant de desvergonyiment (también en castellano).

Al seu facebook, Justo Serna (U. de València) compara el llegat històric, al llarg del XIX i del XX, de la República i la monarquia. De la primera afirma que “La República no fracasó. Lo que fracasó fue la experiencia parlamentaria española tras un siglo de sectarismo” i que alguna responsabilitat devia tenir la monarquia en la violència del segle XIX, alhora que “Los siglos XIX y XX son la confirmación del gran fracaso dinástico y modernizador de los soberanos españoles” -afirmacions per contrastar la d’Esperanza Aguirre de fa uns mesos, que va qualificar la II República com un dels règims més nefastos de la història d’Espanya. En un altre apunt, critica la portada i titular del diari El País que afirmava que “El rey abdica para impulsar las reformas que pide el país”.

A La Directa i al seu blog (4/6) Xavier Diez defineix el resultat de la Transició com

una democràcia partitocràtica de baixa qualitat, al·lèrgica a la participació directa de la ciutadania; un supremacisme social de les elits, amb el manteniment d’uns alts nivells de desigualtat; un supremacisme nacional castellà, on la nació catalana restés sotmesa a una lògica imperial

El rei va tenir un paper clau en estabilitzar aquest règim, però ara, amb la crisi de la seva popularitat,

el rei com una nosa, se’n desprenen,  i busquen desesperadament una maniobra, una “tercera via”, per salvar la situació

A Vilaweb (2/6) l’heraldista Armand de Fluvià opina que no hi haurà cap gran canvi i dóna una visió pessimista de Juan Carlos I

Hi haurà una continuació sense cap situació traumàtica: es jurarà la constitució espanyola a les corts i prou. És una bona estratègia per a evitar d’obrir el debat sobre la forma d’estat, que és el motiu pel qual no volien reformar la constitució.  No crec que Juan Carlos hagi estat un bon rei, com diuen. Per la seva vida particular i totes les coses que ha fet. Jo sempre he dit que el seu pare hauria estat molt millor rei. Franco no el va voler, i el fill va trair el pare jurant ‘los principios del movimento’.

A l’Ara (2/6), Toni Padilla, que es defineix com a historiador frustrat al seu twitter, fa un repàs als reis espanyols anomenats Felip, i Arturo Arnalte, periodista amb formació d’historiador, fa un exercici semblant a El Mundo (2/6). La valoració del regnat de Juan Carlos s’ha deixat també a periodistes i escriptors. Ho fa a El Mundo (2/6) Victoria Prego, periodista que ha fet alguns programes sobre la transició, amb un article que porta per títol, ni més ni menys, que El mejor rey de nuestra historia. La lloa és absoluta:

Fue el Rey el primer y más decidido impulsor del cambio para nuestro país. Fue él quien logró no sin grandes dificultades tener a su lado aTorcuato Fernández Miranda, que habría de elaborar la Ley para la Reforma Política, el talismán que abrió las puertas cerradas del régimen al cambio radical que viviría España. Fue él quien no sin esfuerzo forzó la dimisión del presidente del Gobierno que Franco había dejado para que continuara en el cargo hasta diciembre de 1977. Y fue él también quien puso al frente de la presidencia del Gobierno a un hombre irrelevante en la escena política, Adolfo Suárez, pero en quien se apoyaría el Rey para darle la vuelta por completo al país en un tiempo récord de veinte meses. Fue él quien se jugó literalmente la Corona al ponerse en contacto con el secretario general de Partido Comunista para pedirle que le ayudara a conducir al país hacia la meta de la democracia no agitando en exceso las calles. Finalmente fue él quien no sólo aceptó de buen grado sino que colaboró a que, una vez celebradas las primeras elecciones libres en 40 años, las nuevas Cortes democráticas y constitucionales le privaran de los poderes absolutos que había heredado de Franco para que le fueran devueltos al pueblo.

Ho fa també aquest gran escriptor de novel·la històrica que és Javier Cercas a El País(2/6) : Sin rey no habría democracia:

La abdicación es, verosímilmente, el último servicio fundamental que Juan Carlos I va a hacerle a este país. El primero consistió en contribuir de manera decisiva, durante la segunda mitad de los años setenta, a instaurar la democracia: sin el Rey, quizá no hubiera habido democracia, o no la hubiera habido tal y como la conocemos, o hubiera tardado años en llegar. El segundo servicio fundamental fue impedir que el 23 de febrero de 1981 la democracia terminase antes de empezar, o que se convirtiese en una semidemocracia: ese día —que es el día en que empieza de veras la democracia y terminan el franquismo y la Guerra Civil— el Rey conquistó una legitimidad con la que hasta entonces ni siquiera podía soñar, porque hasta ese momento su poder provenía de Franco y su legitimidad del hecho de haber renunciado a los poderes o a parte de los poderes de Franco para cedérselos a la soberanía popular y convertirse en monarca constitucional.

Anuncis

Quant a gbarnosell

Historiador; professor d'institut, col·laborador de l'Institut de Recerca Històrica de la Universitat de Girona i de L'Avenç
Aquesta entrada s'ha publicat en Bloc i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a L’abdicació de Juan Carlos I i els historiadors

  1. Retroenllaç: ¿Por qué ha abdicado Juan Carlos I? | Història! Bloc de Genís Barnosell

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s