Pobreza y trabajadores pobres en España

La pobreza no puede entenderse como una consecuencia “natural” de la crisis, sino que tiene unas causas y una evolución más allá de la misma, y que tienen sus raíces en los propios procesos sociales, económicos y productivos dentro del sistema de producción capitalista.

Asimismo, existe abundante literatura que amplía el estudio de la pobreza al empobrecimiento de la población en relación a estos procesos sociales, en lugar de definir la pobreza en función de su acceso individual o colectivo a determinados recursos en función de sus características
individuales o colectivas. Así, desde el comienzo de la crisis, estamos asistiendo a un empobrecimiento cada vez mayor de la población que se expresa en unas peores condiciones de vida y trabajo, el incremento de la desigualdad o el agotamiento de la capacidad de respuesta de los hogares (…)

En Europa se suele utilizar la medición de la pobreza a través del
índice AROPE. Tomando como referencia ese indicador, desde el comienzo del periodo de crisis, se ha producido un crecimiento constante de la población que sufre pobreza o exclusión social, pasando desde los 24,7 % en el año 2009, hasta el 27,3% en el año 2013. Esta evolución ha sido desigual en las diferentes regiones. Así, en algunas como Castilla La Mancha, Cantabria, Aragón o Ceuta se producen incrementos superiores a 7 puntos porcentuales en la tasa de pobreza y exclusión social en dicho periodo, mientras que en otras como Castilla y León, Melilla y Canarias se produce una reducción de la población en riesgo de pobreza y exclusión social entre 2009 y 2013. Las tasas más elevadas de pobreza y exclusión social se encuentran en regiones como Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, Canarias, Murcia, Comunidad Valenciana, o Ceuta y Melilla, [que] registran una tasa de pobreza y exclusión social superior al 30%, mientras que otras, como Navarra, País Vasco
o Aragón muestran unas tasas inferiores al 20% en el año 2013. [En Catalunya la tasa de pobreza y exclusión social es del 20,1%].

pobreza

La pobreza no afecta a todas las personas por igual. Hay grupos, como las personas más jóvenes que sufren la pobreza con mayor intensidad, especialmente en España, que es el segundo país de la Unión Europea donde existe una mayor tasa de pobreza infantil. Esta situación es especialmente grave debido a que el hecho de sufrir pobreza durante la infancia está relacionado
con una mayor vulnerabilidad en la edad adulta, reflejándose en la calidad
de sus empleos, en el nivel educativo alcanzado o en su estado de salud.(…) Así, en el año 2012, el porcentaje de niños menores de 16 años que viven bajo el umbral de la pobreza era del 20,9% sólo superado por Grecia con un 22,5%. Los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida realizada por el INE, a partir de los datos administrativos, reflejan un incremento de la tasa de pobreza infantil en el año 2012, hasta alcanzar el 26,9%, que en el año 2013 se mantiene en un 26,7% (…)

[Las razones para explicar esta situación son diversas]. En España, se han destruido 3,3 millones de empleos entre 2008 y 2014 (segundos
trimestres); lo que ha supuesto que en el segundo trimestre de 2014 exista un volumen de 17,3 millones de personas ocupadas y la tasa de empleo se haya reducido en 8,8 puntos en ese periodo hasta alcanzar el 45% en el año 2014. (…) Es preciso señalar, que estas situaciones de desempleo se cronifican en el tiempo y se están alcanzando cifras muy elevadas de desempleo de larga duración. De hecho, 3,5 millones de personas desempleadas en el año 2014 (segundo trimestre) llevan un año o más en esta situación, lo que representa un 62% del total de personas desempleadas. Asimismo, el volumen de personas que llevan 2 o más años en desempleo ha pasado del 10,7% en el año 2008 al 42% en el año 2014, sobre el total de personas desempleadas, hasta alcanzar la cifra de 2,4 millones de personas. (…) Este incremento del número de personas que no reciben ingresos relacionados con el trabajo ni otro tipo de rentas que sustituyan a estos ingresos, está haciendo que el número de hogares sin ningún tipo de ingreso crezca durante el periodo de crisis hasta alcanzar los 740 mil en el
segundo trimestre de 2014 (el 4% del total de hogares) (…)  España es el país de la Unión con una mayor desigualdad de rentas entre la población con más y menos ingresos. En el año 2012, en España los ingresos del grupo de población con más ingresos representaban 7,2 veces los ingresos de la población con menos renta, muy alejado de la media del conjunto de la Unión (5,1) y seguida a cierta distancia por Grecia (6,6), Letonia (6,5), Rumanía (6,3) o Bulgaria (6,1), entre otros. En el lado opuesto destacan Eslovenia (3,4), República Checa (3,5), Países Bajos (3,6) o Suecia (3,7). Como ya se ha señalado anteriormente, la pobreza no depende únicamente de la falta de ingresos, sino que es también una cuestión relacionada con la facilidad o la dificultad de acceder a determinados recursos. Si al principio de la crisis los hogares redujeron su consumo para poder hacer frente a las consecuencias económicas de la misma, a medida que se prolonga la crisis los “colchones de seguridad” de los hogares se agotan. En este punto, es necesario resaltar que, ante esa falta de capacidad de respuesta de los hogares se requiere un fortalecimiento de la red pública de protección social que aporte soluciones. No obstante, las políticas de recorte de gasto público, por ejemplo en el ámbito sanitario, de dependencia, o educación, están agravando la frágil situación de los hogares.

El empobrecimiento de la población en España no sólo se ha producido como consecuencia de la falta de empleo, sino también de la reducción de la capacidad protectora del sistema de bienestar. Las políticas de recortes de gasto público y las reformas laborales, están ejerciendo una mayor presión condiciones de trabajo que están haciendo que aumente el número de trabajadores pobres.
Los trabajadores pobres son aquellas personas ocupadas que, a pesar de sus ingresos laborales, viven en hogares en donde sus ingresos, no superan el umbral de la pobreza; umbral, que como ya se ha comentado, queda definido por el 60% de la mediana de ingresos de los hogares, considerando dentro de cada hogar las diversas unidades de consumo. Los sistemas de protección social se están resquebrajando como consecuencia de las políticas de austeridad y reformas laborales, que evidencia un retroceso social sin precedentes. Como
resultado de dichas políticas estamos asistiendo a un salto cualitativo en el proceso de empobrecimiento de la población trabajadora, en el que se produce una pérdida sustancial de recursos materiales por parte de la población, y al mismo tiempo un recorte sustancial en el ejercicio de los derechos sociales de la ciudadanía. (…) España ha tenido tradicionalmente unos niveles de pobreza entre la población ocupada superiores al conjunto de la Unión Europea, situación que se ha visto incrementada en los últimos años. Así, en el año 2009 España registraba una tasa de pobreza laboral del 11,7% mientras en el conjunto de la UE era del 8,4% (…) Los datos actualizados de 2013 anuncian una tasa de pobreza del 12,3% para la población ocupada en el último año, si bien estos últimos datos no son comparables con los anteriores por existir una ruptura en la serie de los datos.

Lea el informe completo: INFORME 2014
POBREZA Y TRABAJADORES POBRES EN ESPAÑA
FUNDACIÓN 1º DE MAYO

Anuncis

Quant a gbarnosell

Historiador; professor d'institut, col·laborador de l'Institut de Recerca Històrica de la Universitat de Girona i de L'Avenç
Aquesta entrada s'ha publicat en Bloc i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s