La cuestión catalana, de Carme Molinero y Pere Ysàs (Crítica)

molinero_ysasCarme Molinero / Pere Ysás, La cuestión catalana. Cataluña en la transición española. Prólog de Miguel Herrero de Miñón, Barcelona, Crítica, 2014.

Leemos las reseñas que del reciente libro de Carme Molinero y Pere Ysàs se han publicado en diarios en castellano. La mayoría, desde una actitud bastante presentista, tienen en común la loa del “consenso” de la transición, el elogio del catalanismo como voluntad de modernizar España, y el lamento por el independentismo actual (mi reseña, en catalán y bastante distinta, en L’Avenç).

Breve, Juancho Dumall en El Periódico que destaca (antes de una breve referencia sin argumentar a Mas i a Junqueras) “cómo en los momentos cruciales del catalanismo moderno se han superpuesto las grandes corrientes integradoras, como la representada por la Assemblea de Catalunya (no confundir con la muy reciente Assemblea Nacional Catalana), con la encarnizada lucha partidista por el poder, que pudo verse en la ‘operación Tarradellas’ (el personalismo del president en el exilio contra los parlamentarios catalanes), en el debate constitucional (cuando los términos nación, nacionalidad, derecho de autoderminación y referéndum fueron abordados a fondo) y en la elaboración del Estatut, donde el primer escollo fue la fórmula para la elección de los diputados al Parlament (un debate hoy no resuelto)”.

Reseña de puro trámite de Juan Avilés en El Cultural, que ponen el énfasis en “la voluntad de consenso que dominó la transición” y que acaba con estricta opinión política: “no creo que el gobierno del Partido Popular haya vuelto desde 2012 a las posiciones de Alianza Popular en 1978 [como sostienen los autores]. Me temo, en cambio, que el nacionalismo catalán ha vuelto a 1934”.

Más espacio le dedica Josep Maria Sòria desde La Vanguardia en una reseña conjunta con el libro de Josep Fontana La formació d’una identitat. Dos son las ideas que destaca Sòria. Por un lado, la capacidad de autoorganización de la sociedad civil catalana, y, por otra, el pacto al que se llegó desde concepciones opuestas de España: “unos y otros cedieron para llegar al pacto: el de una España concebida como resultado de la conciencia de solidaridad de unos pueblos plurales y diversos y de una voluntad colectiva de convivencia en un marco político institucional comúnmente aceptado”. Este pacto “se agrietó cuando desde sectores del esencialismo español propusieron la ‘segunda transición’ con voluntad inequívocamente recentralizadora”. Y concluye con una definición del catalanismo que lo ve como punta de lanza para resolver los problemas de España y que contrapone a la realidad actual “en que el espíritu independentista que alienta buena parte de la sociedad catalana se propone como única opción posible”. Ningún intento por parte del autor del artículo de relacionar sus dos afirmaciones: el independentismo y la “segunda transición” recentralizadora.

En El Confidencial han preferido hablar con los autores y centrar su atención en una visión presentista del libro. De la conversación resultan distintos puntos:

1) (…) “La explicación de la transición como resultado del reformismo gubernamental y de una serie de pactos entre elites  supone ignorar –o silenciar interesadamente- que la transición no fue la gradual aplicación de un proyecto elaborado por la elite política gobernante y que tampoco fue una ‘transición pactada’,  entendiendo por tal un cambio político mediante un acuerdo previo entre los principales actores. La transición  fue un proceso político en el que se defendieron distintos proyectos, con apoyos sociales e institucionales diversos, en el que la movilización social tuvo un papel determinante” (…)

2) (…) “La victoria de la izquierda el 15 de junio de 1977 [socialistas y comunistas sacaron más del 50% de los votos en Cataluña en la primeras elecciones generales] decidió al Gobierno Suárez a optar por iniciar unas ineludibles conversaciones sobre la ‘cuestión catalana’ con un interlocutor aparentemente más cómodo que la mayoría socialista y comunista surgida de las urnas. Sin embargo, pronto se dio cuenta que debería ceder más de lo inicialmente previsto, puesto que Tarradellas rechazó todas las propuestas que no comportaran el restablecimiento de la Generalitat. El Gobierno Suárez tampoco pudo evitar  la formación de un Consell Provisional de la Generalitat con una mayoría de la izquierda y una importante presencia del PSUC.  Pero es evidente que el protagonismo de Tarradellas al frente de la Generalitat provisional evitó que la izquierda capitalizara sus dos años de actuación en la institución restaurada” (…)

3) “Los historiadores, por su parte, tienen también una opinión sobre si el café servido a Cataluña estaba mucho o poco aguadado. “La extensión de las reivindicaciones de autonomía, a partir de la doble identificación entre centralismo y dictadura y entre autonomía y democracia, hizo inevitable que la Constitución contemplara la posible generalización de la autonomía a todas las ‘nacionalidades y regiones’, por otra parte como figuraba en los programas de las principales formaciones políticas antifranquistas. En aquel momento, ello no fue visto desde Cataluña como algo inconveniente o perjudicial sino, al contrario, como parte de una transformación de la estructura del Estado que reforzaría el propio autogobierno. Otra cosa es que con posterioridad se diluyeran las diferencias entre los dos modelos de autonomía contemplados en la Constitución, hasta la completa igualación a partir de los pactos autonómicos de 1992, aunque ello tampoco supuso un perjuicio para el autogobierno de Cataluña. En todo caso, lo que generó  tensiones fueron las políticas autonómicas de gobiernos tanto del PSOE como después del PP, a veces sustentadas en interpretaciones restrictivas del texto constitucional”, razona Carme Molinero”.

Reseña muy aséptica en ABC de Ricardo García Cárcel, afín a Ciudadanos, que destaca elementos históricos no muy populares en las filas políticas en que milita (la organización de la sociedad civil catalana o el hecho que nadie exigió la autodeterminación), concluyendo en una “sensación de inevitable melancolía”, sin aventurar nada sobre “cómo y por qué hemos llegado a dónde hemos llegado” e indicando que es un “libro absolutamente necesario para comprender la génesis del problema catalán” (debe querer decir del independentismo actual, porque el “problema catalán” ya existía).

Finalmente, en El País, Santos Juliá reseña el libro de Molinero e Ysás junto con otros sobre la estructura territorial de España y el caso catalán, concluyendo, lejos ya del análisis histórico de los dos autores, que haría falta “una reforma pactada y simultánea del Estatuto de Cataluña y de la Constitución española. Pactando las dos reformas, los catalanes votarían su nuevo Estatuto, que al modo de una constitución no podría ser recurrido ante ninguna otra instancia, y el conjunto de los españoles votaría la reformada Constitución española que incorporaría expresamente el Estatuto en el que los catalanes vieran reconocida su realidad como nación. Y ese sería el lugar de Cataluña en las demás Españas”. Esperaremos sentados a ver quién con peso político en España se propone llevar una propuesta así a la práctica.

Advertisements

Quant a gbarnosell

Historiador; professor d'institut, col·laborador de l'Institut de Recerca Històrica de la Universitat de Girona i de L'Avenç
Aquesta entrada s'ha publicat en Bloc i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a La cuestión catalana, de Carme Molinero y Pere Ysàs (Crítica)

  1. Retroenllaç: Ressenya a L’Avenç: “La cuestión catalana”, de Carme Molinero i Pere Ysàs | Història! Bloc de Genís Barnosell

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s