¿Qué es evaluar?

Extractos de una entrevista a Miquel Àngel Assomba, profesor del Departamento de Pedagogía aplicada de la UAB y director del centro UNESCO de Catalunya entre 2008 y 2012. Entrevista realizada por Trabajadores de la Enseñanza (CCOO), 351 (mayo-junio 2015, p.22-25 (su reproducción aquí no implica necesariamente que esté de acuerdo con todo lo expresado; los textos entre corchetes son añadidos míos)

[La evaluación no es neutra] La evaluación de políticas educativas es harto compleja porque dispone de una fuerte carga ideológica, consustancial a todo lo que es educativo. No sólo se trata de una cuestión técnica, sino también social y por ende política, con una profunda carga de valores e impacto en las personas, las familias y los grupos sociales. La evaluación no es un ejercicio de procesamiento de datos sobre una realidad educativa, sino un ejercicio del poder desde una determinada perspectiva política en función de unos valores sociales mayoritarios.

[Principios rectores de toda evaluación]  El primero, que cuanto más cerca nos encontramos del alumnado, más criterios cualitativos y de intersubjetividad debemos aplicar. El segundo, que todo proceso evaluador ha de estar dirigido a la mejora de los aprendizajes del alumnado, ése debe ser el núcleo de toda evaluación, sea cual sea el nivel o ámbito evaluable.

[¿Qué parámetros usar para evaluar?]  Las ocho competencias que se recogen en el marco de referencia europeo de competencias básicas para el aprendizaje a lo largo de la vida (2006) [véase estas competencias más abajo]

[¿Por qué PISA es tan influyente?. Cita distintas razones, entre ellas:] El segundo, que está elaborado bajo parámetros complejos estadísticamente, pero que proporciona resultados simples de explicar: una cifra, un porcentaje, eso lo entiende todo el mundo.  Un cuarto motivo lo encontramos en que evalúa áreas de conocimiento más fáciles de medir que otras: matemáticas, ciencias y lengua. Si PISA tuviese que evaluar la competencia artística, ética o incluso en ciencias sociales, otro gallo cantaría; PISA no se atreve con eso porque no le interesa, pero también porque les resultaría muy difícil. Y en quinto lugar, porque este tipo de prueba permite una alta comparabilidad, con independencia del grado de validez que uno le quiera dar.

[¿Es compatible la reválida con la evaluación por competencias y con la equidad?] Evaluar competencias es lo más difícil que hay. Si no, que se lo pregunten a los miles de expertos que han intentado en las últimas dos décadas establecer el sistema de acreditación europeo de la formación profesional basado en competencias: una obra digna de titanes. Ser competente significa activar recursos intelectuales, afectivos y conativos para solucionar retos que te plantea el entorno. En consecuencia, evaluar la competencia no puede sólo apelar a una de las dimensiones de la competencia, la cognitiva, sino que también debe contemplar actitudes y habilidades como mínimo. Ello implica que las pruebas de evaluación intentan reproducir al máximo condiciones naturales de reproducción de la competencia objeto de evaluación, y que los instrumentos de registro por parte de los evaluadores deben conformarse a partir de criterios de observación, respuesta e impacto del evaluado frente a la situación planteada. Lo que propone el Gobierno central se sitúa pedagógicamente en las antípodas de un planteamiento de tales características. Pretender evaluar el currículum con una batería de 350 preguntas tipo test sólo promueve un aprendizaje memorístico de conceptos en el que las competencias brillan por doquier, y favorece estilos de aprendizaje basados en el ensayo-error (…) La educación inclusiva, que es la educación que debe ser, demanda una evaluación que sea capaz de tener en cuenta la singularidad de cada alumno, y además las condiciones contextuales de la actividad evaluadora -el dónde, el cuándo, el cómo y el cuánto se evalúa-. Todo lo contrario que un test idéntico de 350 ítems para el alumnado de Santiago de Compostela, Lanzarote, Alicante, Huesca y Madrid. Por ello es preciso acabar con la LOMCE. Nadie nos garantiza que el cambio de norma acabe también con esta corriente poderosa y dominante de las pruebas estandarizadas tipo test, pero por lo menos les quitaremos a sus defensores la cobertura legal y moral de aplicarla sin escrúpulos en beneficio de la selección, la segregación y la exclusión de los más vulnerables.

ANEXO: Marco de referencia europeo de competencias básicas para el aprendizaje a lo largo de la vida (2006)

El presente marco define ocho competencias clave y describe los conocimientos, capacidades y actitudes esenciales que se vinculan a cada una de ellas. Estas competencias clave son:

  • La comunicación en la lengua materna, que es la habilidad para expresar e interpretar conceptos, pensamientos, sentimientos, hechos y opiniones de forma oral y escrita (escuchar, hablar, leer y escribir), y para interactuar lingüísticamente de una manera adecuada y creativa en todos los posibles contextos sociales y culturales.
  • La comunicación en lenguas extranjeras, que implica, además de las mismas competencias básicas de la comunicación en lengua materna, la mediación y comprensión intercultural. El grado de dominio depende de varios factores y de las capacidades de escuchar, hablar, leer y escribir.
  • La competencia matemática y las competencias básicas en ciencia y tecnología. La competencia matemática es la capacidad de desarrollar y aplicar un razonamiento matemático para resolver problemas diversos de la vida cotidiana, haciendo hincapié en el razonamiento, la actividad y los conocimientos. Las competencias básicas en ciencia y tecnología remiten al dominio, la utilización y la aplicación de conocimientos y metodología empleados para explicar la naturaleza. Por ello, entrañan una comprensión de los cambios ligados a la actividad humana y la responsabilidad de cada individuo como ciudadano.
  • La competencia digital, que conlleva un uso seguro y crítico de las tecnologías de la sociedad de la información (TSI) y, por tanto, el dominio de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).
  • Aprender a aprender, competencia vinculada al aprendizaje, a la capacidad de emprender y organizar un aprendizaje ya sea individualmente o en grupos, según las necesidades propias del individuo, así como a ser conscientes de los métodos y determinar las oportunidades disponibles.
  • Las competencias sociales y cívicas. La competencia social remite a las competencias personales, interpersonales e interculturales, así como a todas las formas de comportamiento de un individuo para participar de manera eficaz y constructiva en la vida social y profesional. Esta competencia se corresponde con el bienestar personal y colectivo. La comprensión de los códigos de conducta y de las costumbres de los distintos entornos en los que el individuo se desarrolla es fundamental. Un individuo puede asegurarse una participación cívica, activa y democrática gracias a estas competencias cívicas, especialmente a través del conocimiento de las nociones y las estructuras sociales y políticas (democracia, justicia, igualdad, ciudadanía y derechos civiles).
  • El sentido de la iniciativa y el espíritu de empresa, que consiste en la habilidad de transformar las ideas en actos y que está relacionado con la creatividad, la innovación y la asunción de riesgos, así como con la habilidad para planificar y gestionar proyectos con el fin de alcanzar objetivos. Las personas son conscientes del contexto en el que se sitúa su trabajo y pueden aprovechar las ocasiones que se les presenten. El sentido de la iniciativa y el espíritu de empresa son el fundamento para la adquisición de cualificaciones y conocimientos específicos necesarios para aquellos que crean algún tipo de actividad social o comercial o que contribuyen a ella. Dicho espíritu debería comportar asimismo una concienciación sobre los valores éticos y fomentar la buena gobernanza.
  • La conciencia y la expresión culturales, que suponen la conciencia de la importancia de la expresión creativa de ideas, experiencias y emociones a través de distintos medios (la música, las artes escénicas, la literatura y las artes plásticas).
Anuncis

Quant a gbarnosell

Historiador; professor d'institut, col·laborador de l'Institut de Recerca Històrica de la Universitat de Girona i de L'Avenç
Aquesta entrada s'ha publicat en Bloc, Educació i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s